Live aus Mexiko: El inminente regreso histórico de la máquina alemana Rammstein @ Foro Sol, CDMX

Fuego, pirotecnia, performance y metal industrial fueron los elementos principales de la primera de tres fechas completamente agotadas de la máquina alemana Rammstein en su inminente regreso a la Ciudad de México en el Foro Sol ante 65 mil personas como parte de su North America Stadium Tour 2022, después de dos años de haberse pospuesto su gira dos veces por la pandemia del COVID-19. Y valió la maldita espera.

La última visita de la banda de metal industrial formada en 1994 por Till Lindemann, Richard Z. Kruspe, Paul Landers, Oliver Riedel, Christian Lorenz y Christoph Schneider en la Ciudad de México, fue en el festival Hell and Heaven en 2016. Y recibieron el año 2019 en playas de Puerto Vallarta. En 2011 tenía muchas ganas de verlos en el Palacio de los Deportes, pero es hasta este 2022 y después de una pandemia mundial en que por fin pude ver por primera vez en vivo a una de mis bandas favoritas de mi pre adolescencia.

Su segundo álbum Sehnsucht de 1997 fue el que los catapultó a la fama internacional con los clásicos que ya todos conocemos. Fue también uno de mis favoritos durante mis últimos años en la primaria junto al Antichrist Superstar de Marilyn Manson. Su sonido potente e industrial me voló la cabeza a esa edad. Disco original que aún conservo en su edición norteamericana que incluye las versiones en inglés de «Engel» y «Du Hast». «Stripped» sigue siendo una de mis favoritas de la banda incluida en el For The Masses, álbum tributo a Depeche Mode de 1998, junto a bandas como Deftones, The Smashing Pumpkins, The Cure, GusGus, Hooverphonic, Apollo 440, entre otros.

En 1999 llegó a mis manos el Cassette, CD doble y DVD, Live aus Berlin, su primer álbum y video en vivo en el que ya jugaban con el fuego y la pirotecnia. Un material que impactó visualmente a toda una generación. Tardé un tiempo para procesar el acto de Till Lindemann con el teclista Christian «Flake» Lorenz en «Bück Dich». Supongo no era un material apto para un niño de 12 años. Ese mismo año, salió el Family Values Tour ’98, la gira de Korn con Limp Bizkit, Ice Cube, Orgy y Rammstein, por supuesto, conquistando el territorio americano. Mutter, su tercer álbum de 2001, fue otro de mis favoritos por esos años en que el Nu Metal reinaba los medios. Después les perdí un poco la pista hasta sus álbumes en vivo Völkerball (Live) de 2006 y recientemente Paris (Live) de 2017.

Más de 20 años después de ser una de mis bandas favoritas de mi adolescencia, fui de los primeros testigos en ver el nuevo y aclamado espectáculo en vivo de Rammstein (lease en su acento alemán) en su primera noche en el Foro Sol. Para esta gira mundial de estadio los alemanes eligieron a Duo Jatekok y Duo Abélard como los actos para abrir sus shows. En México las encargadas de abrir sus tres fechas fueron el dúo de pianistas, Duo Jatekok, formado por las francesas Adélaïde Panaget y Naïri Badal. Jamás había esperado tanto por un concierto, pero la situación mundial no dejó otra alternativa.

Sábado 1 de Octubre, 2022. Foro Sol, CDMX.

Después de 4 años de ver a Depeche Mode, por fin regresaba al Foro Sol con el rumor de que las tres fechas (1, 2 y 4 de octubre) serían grabadas para un nuevo álbum y DVD en vivo de la banda (por fin) y con boleto en mano comprado desde principios de 2020, salí acompañado por mi hermano y unos amigos, de la Ciudad de Puebla desde la Av. Juárez a las 9 a.m. para llegar alrededor de las 12 p.m. e ingresar a la zona general B una hora después de abrir las puertas del Foro Sol bajo un calor intenso y entre una gran multitud vestida de negro (me incluyo) como era de esperarse para la ocasión luego de comprar algunos souvenirs por la tarde.

Ingresando nos sorprendió al instante el monstruoso e impactante escenario de estilo art decó retro-futurista de 50 metros de altura y 60 metros de ancho, junto a sus impresionantes line arrays de L-Acoustics y 6 torres, no 4, sino 6 monumentales torres para las tres presentaciones en México que se encontraban posicionadas estratégicamente en la pista para una experiencia única.

30 minutos después las 7 de la noche salió al escenario B, ubicado en una plataforma en medio de la multitud de la zona general A, Duo Jatekok, quienes amenizaron la tarde-noche con hermosas versiones en piano de temas clásicos y no tan clásicos de Rammstein. Temas como «Engel», «Mein Herz Brennt», «Frühling in Paris» y «Seemann», esta última con vocales que me erizaron la piel, creando un ambiente lleno de paz y tranquilidad con bella música clásica antes de lo que estábamos a punto de presenciar en total contraste, mientras el Foro Sol seguía llegando a su total capacidad.

A las 8:30 de la noche en punto se apagaron las luces de las torres mientras una grabación en español e inglés nos pedía guardar los celulares y abstenerse de filmar para disfrutar del show de Rammstein. Cosa que ignoramos muchos por completo durante el concierto. La emoción pudo más. Después del mensaje comenzó a sonar un fragmento de «Music for the Royal Fireworks» de su compatriota, el compositor barroco alemán George Frideric Handel, mientras se observaba el logo de la banda en una pantalla HD de 9 metros de altura y 5 metros de ancho ascendiendo en el escenario y enloqueciendo a todo el Foro Sol. En ese instante me sentí como si estuviera en una especie de la Alemania Nazi.

Una explosión en el escenario por el baterista Christoph Schneider seguido de las secuencias electrónicas de «Flake» dieron comienzo a «Armee der Tristen» del octavo y nuevo álbum de estudio de la banda, Zeit, lanzado en abril de este 2022 con fotografía del famoso músico y fotógrafo canadiense Bryan Adams como portada del álbum. Escuchar en ese momento y por primera vez en vivo la potente e imponente voz de Till Lindemann me dejó totalmente impactado, quien nos saludó con un fuerte «Mexico». La segunda en sonar fue otra de su nuevo material, «Zick Zack». Luego, dos de mis favoritas «Links 2 3 4» del álbum Mutter y la clásica «Sehnsucht», enloquecieron a todos desde pista hasta gradas haciendo vibrar el suelo del Foro Sol con los primeros fuegos pirotécnicos de la noche. Y eso fue sólo el comienzo.

Unas voces de estilo ópera en latín crearon un ambiente oscuro en la polémica «Zeig Dich» de su séptimo álbum homónimo de 2019 que habla de las acusaciones de abuso en la Iglesia católica, mientras el logo de la banda formaba una cruz y ráfagas de fuego llenaban el escenario y en la que se dejó escuchar el poderoso bajo de Oliver Riedel. «Mein Herz Brennt», otra de mis favoritas del álbum Mutter, fue otro de mis momentos favoritos de la noche en el que Till prendió fuego a una bengala sobre su pecho. El performance de Till, quien portó una mini cámara en su frente mientras se encendía una carriola gigante en «Puppe», quedará en la mente de todos los presentes.

Antes de continuar el show con «Heirate Mich», una de las clásicas de su primer álbum de la banda, Herzeleid de 1995, Till con su característico maquillaje y muy expresivo, golpeó varias veces su frente contra una figura de metal hasta sangrar un poco. Parte de su gran performance de esta gira. Luego, uno de los escasos momentos tranquilos de la noche vino con «Zeit», de su nuevo álbum que fue remezclada por el compositor neoclásico Ólafur Arnalds.

Luego de una pequeña pausa, el guitarrista Richard Kruspe subió a una plataforma elevada en el escenario para hacernos bailar con su remix de «Deutschland» demostrando sus dotes de DJ con unos sampleos del intro de «Bück Dich» en su versión en vivo del Live aus Berlin. Momento en que el Foro Sol se convirtió en una enorme pista de baile lleno de luces, recordándome al concierto de U2 y su PopMart de 1997 con su remix de «Lemon», mientras Paul Landers, Oliver Riedel, Christian Lorenz y Christoph Schneider, portaban unos trajes lumínicos sobre el escenario dibujando unas divertidas siluetas de luz.

El metal industrial volvió a estremecer el Foro Sol en la versión original de «Deutschland», «Radio», ambas de su álbum homónimo del 2019, con una gran iluminación en el escenario y «Mein Teil», la única que tocaron del cuarto álbum de la banda, Riese, Riese de 2004, en la que un Till vestido de carnicero «cocinaba» a «Flake» en una enorme olla con un lanzallamas cada vez más grande que el otro. Aunque fue algo que ya hemos visto en sus DVDs en vivo no deja de sorprender, aún más en vivo.

Luego vendría el momento que más esperaba en lo personal con el gran clásico «Du Hast» que simplemente hizo volar todo el Foro Sol con un gran e impecable trabajo de pirotecnia y fuego que quedará en nuestras memorias para siempre, en específico, ese grandioso momento en el que Till toma una ballesta para lanzar fuegos pirotécnicos hacia el cielo mientras otros fuegos pirotécnicos salieron del escenario a toda velocidad para explotar en las 6 torres con grandes llamaradas que resplandecieron el cielo y regresar al escenario con otra explosión de pirotecnia. Y «Sonne», mi favorita de los alemanes, en la que hicieron arder literalmente el Foro Sol con más y grandes llamaradas en el escenario y en las 6 torres que hicieron sentir el calor por todo el cuerpo a pesar de la altura y la distancia de las torres como si fueran unas torres petroleras. Simplemente, el mejor y más emocionante momento de toda la noche con una espectacular vista desde donde me encontraba en medio de las 6 torres que incendiaron e iluminaron todo el Foro Sol. Y mientras se despedían frente al escenario ante un público eufórico, «Flake» interpretaba un fragmento en piano de «Ohne Dich» y una potente estela de luz apuntaba a lo más alto del cielo. ¡Épico!

Después de una pausa larga vino el momento en el que varias cámaras enfocaron a diferentes personas del público, principalmente a chicas en toples. El famoso «chichis pa’ la banda» que fue aplaudido y deleitado por todos y que me dio mucha alegría que la banda alemana siga manteniendo esta bonita tradición en estos tiempos de mucho conservadurismo y doble moral. Otro momento que muchos recordarán siempre sin duda.

En la misma pantalla del escenario, se nos pidió encender las lámparas de nuestros teléfonos móviles para el siguiente tema, mientras los seis integrantes de la máquina alemana cruzaban parte de la pista entre el público para llegar al escenario B. Las lámparas de nuestros móviles iluminaron todo el Foro Sol, creando un ambiente perfecto y hermoso para la maravillosa «Engel» del álbum Sehnsucht, que fue coreada por todos en su versión piano por las chicas de Duo Jatekok junto a los miembros de Rammstein en el escenario B. «Cabrones» gritó un par de veces Till antes de los coros. Luego los integrantes de la banda surfearon sobre el público en dos botes inflables y fueron recibidos por Till en el escenario principal con un letrero con la palabra «Willkommen» (Bienvenidos). Aunque a decir verdad hubiera preferido la versión original del álbum.

Al final de «Ausländer» vino el polémico beso entre Richard Kruspe y Paul Landers. Nada del otro mundo. La poderosa «Du Riechst So Gut», una de mis favoritas de la banda de su primer álbum, fue otro de los mejores y más explosivos momentos de la noche que disfruté totalmente, incluyendo el «arco de fuego» de Till tal y como lo vemos girar en el Live aus Berlin. En «Pussy», de su sexto álbum Liebe Ist Für Alle Da de 2009, Till manejó una enorme máquina en forma de pene para bañar de «semen» al público de la feuer zone, mientras el Foro Sol se cubría de pequeños papeles blancos, todo muy simbólicamente a una eyaculación y clímax al que el show estaba llegando.

Luego vino el segundo encore de la noche con el clásico «Olé, olé, olé, olé… Rammstein, Rammstein» al unísono mientras Till salía del subsuelo del escenario con un pesado mecanismo sobre su espalda que lanza llamas como un «pavo real de fuego» en el tema homónimo de la banda de su álbum debut sobre un escenario en llamas. Se le unieron Richard Kruspe y Paul Landers con poderosos lanzallamas en sus guitarras. Sin duda, otro de los mejores momentos junto a «Ich Will» que me hizo hacer headbanging y me causó una gran emoción con gran pirotecnia.

El final de «Adieu» incendió el escenario despidiéndose así de un Foro Sol extasiado y con los seis integrantes arrodillados ante 65 mil almas y un «Mexico, increible. Muchísimas gracias. Danke schön!» por Till, mientras sonaba la versión en piano de «Sonne» para después subir 27 metros sobre la plataforma del escenario hasta la parte superior del escenario y desaparecer repentinamente con una explosión dejando en llamas las puntas del escenario como si fuera una fábrica o una refinería petrolera.

Cuando pensábamos que era todo por esa noche muy cerca de las 11 de la noche, la potente voz de Till nos preguntó al micrófono «Quieren más?» con ese acento alemán, recibiendo una respuesta muy positiva del público eufórico seguido por un «Más alto», para sorprendernos con el tercer y último encore con «Te Quiero Puta!» del quinto álbum Rosenrot de 2005, haciendo explotar todo el Foro Sol mientras cantaban al unísono los versos en español de la canción junto a Till Lindemann y los movimientos característicos de «Flake» en la trompeta. Aunque no es una de mis favoritas, sin duda fue la sorpresa de la primera noche histórica.

Ese calor que se sintió por todo el cuerpo cada vez que salía fuego de las torres durante el show fue lo mejor de la primera de tres fechas agotadas que pasarán a la historia y espero que de verdad lo publiquen oficialmente como lo prometió Paul Landers hace mucho tiempo y formar parte de la historia de la banda, ya que había cámaras profesionales por todos lados, incluyendo un par de drones que volaban sobre nosotros durante el show de dos horas y media.

Me hubiera gustado que agregaran «Feuer Frei!» y el excelente cover de Depeche Mode a su setlist. Pero de igual manera, el concierto que tenía que haber ocurrido hace dos años superó mis expectativas con 1,000 litros de combustible, mucho fuego, pirotecnia, una producción y sonido impecables y claro, la impactante e imponente voz de Till Lindemann y su gran performance de showman durante todo el concierto, las estridentes guitarras eléctricas de Richard Z. Kruspe y Paul Landers, el poderoso bajo de Oliver Riedel, los sonidos electrónicos de Christian Lorenz y la batería simple pero potente de Christoph Schneider.

Sin duda, uno de los mejores conciertos de la historia junto a los de U2 y de los mejores en México en mucho tiempo. ¡Una gran experiencia. Gracias Rammstein! [www.rammstein.de]

+ vídeos @ Vimeo

Setlist:

1. Armee der Tristen
2. Zick Zack
3. Links 2 3 4
4. Sehnsucht
5. Zeig Dich
6. Mein Herz Brennt
7. Puppe
8. Heirate Mich
9. Zeit
10. Deutschland (Richard Z. Kruspe Remix)
11. Deutschland
12. Radio
13. Mein Teil
14. Du Hast
15. Sonne

Encore 1:
16. Engel (con Duo Jatekok) (Piano Version)
17. Ausländer
18. Du Riechst So Gut
19. Pussy

Encore 2:
20. Rammstein
21. Ich Will
22. Adieu

Encore 3:
23. Te Quiero Puta!

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s